cada ser vivo es un acontecimiento especial y prodigioso. Cada creación de la naturaleza y cada obra del ser humano es un hecho impresionante. Cada mirada es única e incomparable. Con mis fotografías intento captar la excepcionalidad de nuestro mundo, desentrañar la magia que las cosas pequeñas y grandes guardan en su interior y fijar los instantes que componen la realidad. Para mí fotografiar es vivir y ser testigo de la vida.